El Senado Pasó Legislación De Cornyn Para Acelerar El Proceso De Ciudadania Para Personas En Las Fuerzas Armadas


In: All News   Posted 06/04/2003
Share:

Discurso en el Pleno del Senado del Sen. estadounidense John Cornyn Ley de Naturalización y Protección Familiar para Miembros Militares del 2003 miércoles, 4 de junio de 2003 Sr. Presidente, me levanto ahora para decir algunas palabras sobre esta enmienda, la Naturalization and Family Protection for Military Members Act del 2003. En cada guerra que nuestra nación ha peleado, desde la Guerra Revolucionaria a la Operación Libertad Irak, inmigrantes valientes han peleado al lado de ciudadanos nacidos en EEUU. Ellos han peleado con distinción y valentía-veinte por ciento de los recipientes de la Medalla de Honor del Congreso, el más alto honor a héroes de guerra, han sido inmigrantes. Uno de cada 10 del personal militar activos considera a Texas su hogar, y como miembro del Comité de Servicios Armados, estoy dedicado a sus intereses y los intereses de todo personal militar…incluyendo inmigrantes. Y por eso es que he introducido la Military Citizenship Act, un proyecto de ley que facilitara el proceso de naturalización para los más de 37,000 hombres y mujeres sirviendo en nuestras fuerzas armadas quienes no son ciudadanos de los EEUU. Yo creo que no hay una mejor manera de honrar el heroísmo y sacrificio de aquellos que sirven que ofrecerles la ciudadanía Americana que ellos merecen. Con orgullo apoyo esta enmienda, por que creo que llena una responsabilidad critica de darle la bienvenida a aquellos que pelean por nuestra nación, y ayuda a esos inmigrantes a que se hagan ciudadanos naturalizados, proveyéndole a sus familias acceso fácil a la naturalización y protecciones a familias inmigrantes. Simplemente basta ver esta grafica para ver cuan confuso es el proceso por lo que tienen que pasar miembros del servicio inmigrantes para tan solo ser considerados para la ciudadanía. Es un mar de cinta roja, burocracia innecesaria y requerimientos administrativos ridículos. Es tiempo de deshacernos de este tipo de cosas de una vez por todas. Debemos de hacer este proceso conciso, y hacerlo uno que le de la bienvenida a miembros del servicio inmigrantes por su valentía y sacrificio, no uno que detenga el proceso de ciudadanía. Le agradezco a mis colegas distinguidos por su apoyo a este proyecto de ley, y también quisiera tomar esta oportunidad para agradecerle a Chairman Warner por incluir el lenguaje en la Defense Authorization Act dirigida por el Departamento de Defensa para determinar sí medidas adicionales pueden llevarse a cabo para asistir en la naturalización de miembros de servicios calificados y sus familias. Y apoyo la acción de del Presidente, retroactiva al 11 de Septiembre del 2001, para eximir a miembros del ejercito que han servido por tres años en servicio activo antes de solicitar su ciudadanía. Siempre debemos de recordar que nuestra libertad no fue lograda sin costo, sino más bien se ha pagado con los sacrificios de generaciones. Debemos de honrar los héroes fallecidos por su valentía y su incansable compromiso al sueño de libertad. Y debemos de honrar a los héroes que hoy pelean por nosotros, y abrazarlos como nuestros ciudadanos compañeros. En 1944, Winston Churchill se dirigió, en el Salón Real Alberto, a las fuerzas Británicas y Americanas y les recordó la gran causa que estaban sirviendo a pesar de las limitaciones de culturas o naciones. "Estamos reunidos juntos en esta unión de acción que se nos ha forzado por nuestro odio común de la tiranía, "él dijo, "derramando nuestra sangre lado a lado, batallando por los mismos ideales, hasta que se manifieste el triunfo de las grandes causas que servimos…Entonces, de verdad, que habrá un día de agradecimiento el cual será compartido por todo el mundo." En Irak, los hombres y mujeres valientes de nuestras fuerzas armadas combatieron contra aquellos que odian nuestra nación. Ellos nos odian por que nosotros creemos que "todos los hombres fueron creados iguales" –a pesar de su nación de nacimiento. Ellos nos odian por que creemos en los derechos dados por Dios a la "vida, libertad, y lucha por la felicidad" – derechos que se extienden a toda la humanidad. Nos odian por que aun decimos "Dénos sus agotados, sus pobres, y sus masas agachadas que añoran respirar libremente." Estos soldados inmigrantes valientes llevan el uniforme de nuestra nación, sirven bajo la bandera de nuestra nación, y pelean contra los enemigos de nuestra nación. Es simplemente justo que se les de la bienvenida como ciudadanos de nuestra nación.